Research

29 views

WILD COMMON BEAN IN THE CENTRAL VALLEY OF COSTA RICA: ECOLOGICAL DISTRIBUTION AND MOLECULAR CHARACTERIZATION 1

WILD COMMON BEAN IN THE CENTRAL VALLEY OF COSTA RICA: ECOLOGICAL DISTRIBUTION AND MOLECULAR CHARACTERIZATION 1
of 18
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Tags
Transcript
  UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA DIRECCIÓN DE INVESTIGACIONES Y POSTGRADO MAESTRÍA EN EDUCACIÓN ABIERTA Y A DISTANCIA  ÁREA DE INCUMBENCIA: EL ADULTO EN SITUACIÓN DE  APRENDIZAJE UNIDAD CURRICULAR  ANDRAGOGÍA   CAPÍTULO II DESARROLLO HISTÓRICO DE LA ANDRAGOGÍA  Alvarez, A. (1977). Análisis Crítico de la Andragogía en Bases a las Ideas de Knowles, Adam y Savicevic. Tesis para optar al Título de Doctor. Universidad Nacional Experimental “Simón Rodríguez” Caracas, Venezuela (Compilación con fines instruccionales)   1 DESARROLLO HISTÓRICO DE LA ANDRAGOGÍA 1.- Origen La Evolución histórica del pensamiento educativo permite conocer la procedencia de las ideas educativas actuales y dentro de ellas, específicamente, la educación de adultos y, en consecuencia, el origen de la Andragogía. En primer lugar, se debe revisar el concepto de educación, cónsono con el análisis crítico propuesto, que posibilite conocer la evaluación de una tradición educativa que generalmente ha sido denominada a través del tiempo Pedagogía, haciendo mal uso del término, pues apenas se acerca a doscientos años de existencia.  A través de la historia los conceptos educativos han evolucionado y este proceso-búsqueda de un saber riguroso, coherente y lógico, se ha venido gestando mediante una reflexión que arranca desde la época de los griegos. En Platón se observa una preocupación grande por la educación del hombre en sus obras principales, la República y las Leyes, y Aristóteles, en su Ética y la Política, elabora su teoría educativa que ha llegado hasta hoy y ha abierto un camino a la evaluación de la ciencia y la tecnología, posibilitando la aplicación de las leyes científicas al terreno educativo. Las reflexiones sobre la educación en diferentes períodos, han ido acompañadas de movimientos sociales y científicos. La Revolución Industrial, por una parte, y la Revolución Francesa por la otra, eran el reflejo de las aspiraciones de la burguesía triunfante por consolidar la estructura de la naciente sociedad. Otros intentos donde se notan gran preocupación por la educación es la obra de Kant, que dentro de su época se traduce en un inquietud por la educación de los niño, ya que mediante ella es la única forma en que el hombre puede llegar a ser hombre. Larroyo, refiriéndose al alcance de sus ideas dice: El excepcional rendimiento de la doctrina Kantiana reside en haber demostrado la espontaneidad creadora de la conciencia y las leyes o principios conforme a los cuales ésta activamente se leva , educándose, a los bienes de la cultura. Con ello se da el fundamento filosófico del Neohumanismo y las bases epistemológicas de la pedagogía activa. 1  Uno de los grandes pensadores educacionales que produjo la Revolución Francesa fue Condorcet, quien en su informe de 1792 plantea un nuevo concepto de educación: el sistema requería una conciencia, había necesidad de un cambio político-social, y en sus planteamientos se nota una orientación hacia la educación permanente, mediante la participación y la acción cuando dice: Ofrecer a todos los individuos de la especie humana los medios de satisfacer sus necesidades de lograr un bienestar, de conocer y ejercer su derecho, de comprender y llenar sus deberes, de asegurar de cada 1  Francisco Larroyo, Historia General de la Pedagogía, (13 edición) (México: Porrúa, S.A. 1976), p. 487   2 uno de ellos las facilidades de perfeccionar su industria, de hacerse capaz de ejercer funciones sociales para las que tiene el derecho de ser llamado, de desarrollar toda la amplitud de las aptitudes que ha recibido de la naturaleza y establecer así entre las ciudades una igualdad de hechos convirtiendo en realidad la igualdad política reconocida por la ley, lo cual ha de ser el primer objetivo de una instrucción racional. 2  En estos momentos se comienza en forma masiva sobre la instrucción pública. Se reflexiona sobre la necesidad de llevar la escuela primaria a todo el pueblo: al obrero se le debía enseñar a leer, escribir, a contar, es decir darle la educación básica popular.  A nivel de educación primaria, durante el siglo XVIII, se mezclan tres elementos que luego irán a influenciar la conformación del sistema escolar del Siglo XIX; estos tres elementos son: La Revolución Industrial, la Independencia de América, y como consecuencia de ambos, el surgimiento de idea de política social. Don Simón Rodríguez recoge el pensamiento de la época (Siglo XVIII). Su mérito consiste en que siendo un maestro de escuela, estuviera al día en materia educativa sobre lo que se estaba descubriendo en Europa; específicamente su fuente de investigación era España, donde se gestaba el gran movimiento de la sociedad moderna, sobre la necesidad de la escuela, lo que se tradujo en un movimiento equivalente a lo que hoy se llaman escuelas experimentales y que Don Simón quería aplicarlas en Venezuela. 3  Pestalozzi es otro exponente de intensa actividad en este campo, influenciado por las ideas de Kant, pero sin que lo acompañen una reflexión teórica en su labor. Estos son exponentes de los años finales del Siglo XVIII, donde la preocupación fundamental reside en educar al pueblo como productor, por lo tanto, se prepara al niño para la vida, para cuando sea adulto. En síntesis el objetivo es el deseo de educar a los niños conforme a ese futuro. Comienza la reflexión sobre este fenómeno y sobre este sujeto (el niño) que está educando. En efecto, la primera reflexión coherente y lógica sobre la educación es la publicación de la “Pedagogía General Derivada del Fin de la Educación” (1806), de Juan Federico Herbart. Puede considerarse a Herbart como el iniciador de un proceso metodológico y sistemático que dio lugar a una teoría del aprendizaje que proporcionó un marco teórico para la práctica educativa. 2  Condorcet, A.C. Rapport et proyect de decret sur l’ORaganisation generale de l’Instruction  publique. Presentado a la Asamblea General en nombre del Comité de Instrucción Pública, los días 20 y 21 de abril de 1792. 3  Universidad Central de Venezuela , Escuela de Educación, Trabajos Preparados para la Cátedra de Teorías  pedagógicas a cargo del Profesor Jesús Andrés laceras, (Caracas: UCV., 1979).   3 Herbart, al destruir la psicología aristotélica predominante hasta principios del Siglo XIX, sienta las bases científicas de la psicología, que a su vez da nacimiento a la pedagogía científica. El pensamiento psicológico y pedagógico herbartiano se difunde ampliamente en Europa y Estados Unidos, dándole al proceso educativo un fundamento teórico que permite sistematizar en la práctica todo un conjunto de normas con el fin de formar en los niños y adolescentes la conciencia moral, principio último de la acción educativa herbatiana. Precisamente, con la aparición del término “Pedagogía” utilizado por Herbart no sólo en el libro anteriormente mencionado, sino en su obra “Bosquejo de Lecciones de Pedagogía” (1835), surgió como réplica al término “Andragogía”, utilizado por primera vez por el maestro alemán de educación primaria Alexander Kapp, a quien se refiere Ger Van EnKevort. 4  Cyril O. Houle 5 , a su vez, hace alusión a esta cita del profesor holandés. Kapp considera que el término pedagogía es limitante y restringido por cuanto circunscribe el proceso educativo a los primeros años de la vida y no a la vida total del hombre. Para Kapp tanto el niño como el adulto requieren orientación en los procesos de aprendizaje y, por ende, en su educación. El concepto andragógico lo define Kapp como complementario del proceso pedagógico en la acción permanente de la educación del hombre en sus diferentes etapas vitales de niñez, adolescencia y adultez. La teoría educativa platónica sirvió de fundamento a Kapp para introducir el término andragógica como etapa última del proceso educativo y en la cual la pedagogía encuentra su verdadera realización. Es decir, Kapp entendió con visión prospectiva el desarrollo de las teorías de Platón (427-347 a.c.), quien hacía ya entonces consideraciones en torno a la educación del ahombre a través de todas las edades. 6  Kapp sostiene que en la educación de adultos o andragogía, la pedagogía logra su verdadera perfección. Los planteamientos de Kapp rebatidos por Herbart sobre falsos supuestos al considerar que toda educación conllevaba un proceso tutorial, verdad indiscutible en el proceso pedagógico, reconocía tácitamente la imposibilidad del carácter tutorial e la educación de adultos como posibilidad real. En otras palabras, el silogismo herbartiano que toda la ecuación es tutorial, lógicamente conduce a pensar que sólo los niños pueden educarse. Para herbart era exagerado extender la acción pedagógica para convertirla en acción andragógica porque sería crear “un estado general de tutoría”. 7  Herbart no entendió en el pensamiento platónico 4  Ger Van EnKevort. Andragología: Una Nueva Ciencia. (Holanda :Centro Holandés de Educación de Adultos Amersfoort, Marzo 1971). Mimeografiado. 5  Cyril O. Houle. The Design of Education, (4ta. Edición) (San Francisco, California: Jossey-Bass Publishers), p. 242. 6  Platón, La República, (Lima.Editorial Universo S.A., 1974), p. 203. 7  Félix, Adam, El Pensamiento Educativo de Herbart y Kapp. (Ensayo inédito). Caracas. 1980. p. 7.   4 los propósitos implícitos en las ideas de Kapp, cónsonas con las de Platón, de dar al proceso educativo un contexto global diferenciado en los niveles de desarrollo biopsico-social sustantivo a la naturaleza misma del ser humano. La teoría de Kapp estaba adelantada a la época y no tenía correspondencia con las necesidades reales de la sociedad. Por lo tanto, sus concepciones no fueron aceptadas ni difundidas. Piaget se refiere a la obra de Herbart en los siguientes términos: Según él, la vida psíquica entra consiste en una especie de mecanismo de representaciones que suprime la inteligencia en tanto, que la actividad en provecho de una estática y una dinámica de las ideas como tales y que en el último grado depende de la tendencia del alma a la autoconversación; en base a eso, el problema pedagógico esencial es saber cómo presentar las materias para que sean asimiladas y retenidas: el proceso de la percepción que permite encauzar lo desconocido a lo conocido proporciona la clave del sistema: si Herbart subraya la necesidad de tener en cuenta períodos de desarrollo, individualidad de los alumnos o, especialmente, el interés-factor éste decisivo en los métodos actuales, es sólo en función del mecanismo de ls representaciones: el interés es el resultado de la percepción; las fases de edad y los tipos individuales constituyen sus diferentes modalidades. 8   Ahora bien, es necesario tener presente que la importancia de la Pedagogía de Herbart estriba en haberse enfrentado con el problema de sistematizar una reflexión científica y filosófica sobre la educación, donde se encuentra unos fines considerados necesarios y se describe una teoría psicológica que fundamenta su proceso educativo para alcanzar dichos fines. Su discurso pedagógico respondió a una época (1776-1841) donde se consideraba a la escuela desvinculada de la sociedad y los fines estaban determinados en abstracto. Mientras que la Pedagogía y Psicología emergían como ciencias durante el Siglo XIX la corriente socializadora de la educación promovida por Diesterweg (1790-1886), llega a darse cuenta que la “acción política es inseparable de la enseñanza popular” 9  y posteriormente por Pablo Natorp (1854-1924), quien adoptó bajo la influencia herbartiana la denominación de “pedagogía social”, Al ser traducida al español, en 1913 su obra titulada “Pedagogía Social”, Natorp prologa esta edición; y de allí se tomó la siguiente cita: “Pedagogía. La Palabra aquí no significa sólo “educación de niños”, en sus formas habituales; se refiere a la obra entera de elevación del hombre a lo alto de la plena humanidad”. 10   8  Jean Piaget, Psicología y Pedgogía, (Barcelona: Editorial Ariel, 1980), p.166. 9  Larroyo, op. Cit., p. 242 10  Paul Natorp. Pedagogía Social. Traducción: Manuel G. Merente. (Madrid: Ediciones La Lectura, (1913). P.8.
Advertisement
Related Documents
View more
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks