Un conjuro mágico-religioso contra el mal de ojo en la Rihla de Ibn al-Haŷŷ al-Numayri

Un conjuro mágico-religioso contra el mal de ojo en la Rihla de Ibn al-Haŷŷ al-Numayri
of 7
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Tags
Transcript
   Revista de Filología de la Universidad de La Laguna,  nº 17, 1999, págs. 503-509 UN CONJURO MÁGICO-RELIGIOSOCONTRA EL MAL DE OJO EN LA  RIH . LA DE IBN AL-H.A- Yˆ Yˆ AL-NUMAYRI- C ELIA   DEL  M ORAL Universidad de Granada En el capítulo V de la primera parte del  Nafh. al-T .i-b  de al-Maqqari- 1 , dedicado alos andalusíes que viajaron a Oriente, bien para cumplir con el precepto islámicode la peregrinación, bien a adquirir conocimientos en los grandes centros de cul-tura orientales como Damasco, Bagdad, El Cairo, etc., encontramos, entre losnumerosos personajes biografiados, una breve referencia a un conocido literatode la corte nazarí (s. XIV), Abu- Ish.a-q Ibra-hi-m al-Numayri-, más conocido comoIbn al-H.a-yˆyˆ 2 , ka-tib , diplomático, poeta y viajero empedernido, autor de numero-sas obras entre las que se cuentan varias recopilaciones de poesía y al menos dos  Rih.las  o relatos de viaje conocidos.El motivo por el cual al-Maqqari- le dedica tan poco espacio a este relevante personaje en su relación de viajeros a Oriente es porque en otro lugar del  Nafh. , elcapítulo VI de la segunda parte, le dedica una extensa biografía y recopilación desus poemas escritos en gran parte durante su estancia en Oriente 3 . Esta biografíaestá basada fundamentalmente en la de la  Ih.a-t .a , completada con las noticias sobreeste autor en la  Rih.la  de Ja-lid al-Balawi-.Volviendo a la primera y breve referencia de apenas dos páginas de al-Maqqari-sobre Ibn al-H.a-yˆyˆ al-Numayri- en su relación de andalusíes que viajaron a Oriente,se dedica este autor a citar algunos párrafos de la  Rih.la  de al-Numayri-, incluyen-do también algunos poemas breves del mismo, de diferente temática: el primerode corte ascético, el segundo es una  jamriyya , y el tercero es un poema de tipo  gazal   (erótico-amoroso) que en realidad es un alarde de su destreza retórica pues-to que se trata de un  tad .mi-n 4 . En cuanto a la mencionada  Rih.la  de al-Numayri-, citada por al-Maqqari- en esteapartado del  Nafh. , de donde se supone proceden estos fragmentos, no sabemos a  C ELIA   DEL  M ORAL 504 ciencia cierta a qué obra de este autor se refiere. Ibn al-Jat.i- b dice en su biografía dela  Ih.a-t .a , al hablar sobre su condición, que, tras la peregrinación a Oriente, el año737/1336, consignó su viaje en una rih.la 5 . Sin embargo, no incluye ésta en la rela-ción de sus obras que da más adelante. Por otra parte, tenemos dos obras conocidasy editadas de al-Numayri- que pueden considerarse como libros de viaje o rih.la -s:  Fayd . al- c Uba-b , también conocida como  Rih.la de Abu-  c  Ina-n , que relata la expedi-ción de este sultán a la región de Constantina y el Za- b 6 , y en segundo lugar «Lasnotas de viaje de 745/1344» contenidas en los manuscritos nº 483 y 1734 del Esco-rial, que A. L. de Prémare editó y tradujo parcialmente en su libro  Maghreb et  Andalousie au XIV  e  siècle. Les notes de voyage d’un andalou au Maroc (1344-1345) 7  tras haber identificado a su autor como Ibn al-H.a-yˆyˆ al-Numayri-. Esta obra, que bien podría ser identificada como la famosa rih.la  de al- Numayri-,  citada por Ibn al-Jat.i- b y al-Maqqari-, sin embargo le es negada la cate-goría de tal por su editor y traductor Prémare que en su introducción a la mismaafirma que estas notas de viaje tomadas por Ibra-hi-m b. al-H.a-yˆyˆ en 745 no mere-cen la categoría ni el nombre de rih.la  (como las de Ibn Yˆubayr o Ibn Bat.t.u-t.a) sinotan sólo el de un diario o el de anotaciones de viaje.Por otra parte, en la selección de textos en versión árabe y francesa que acom- paña al estudio introductorio no se encuentran los fragmentos que nos ocupan, por lo tanto, nos queda la duda de si la  Rih.la  de al-Numayri- utilizada por al-Maqqari- es la misma del manuscrito del Escorial estudiado por Prémare o si setrata ésta de una versión previa de otra obra posterior más elaborada que corres- ponda plenamente a la categoría de rih.la . 1. Volumen II de la edición de Ih.s a -n ‘Abb a -s, Beirut, D a -r S. a -dir, 1968, pp. 534-535.2. Sobre Ibn al-H.a-yˆyˆ al-Numayri- cf. IBN AL-JAT.I-B,  Ih.a-t .a , I, 342-367; IBN AL-AH.MAR,  Nati-r fara-‘id al-yˆuma-n , 313; AL-MAQQARI-,  Nafh. al-T .i-b , op.cit. , II, 534-535 y VII, 108-120; HOPKINS, J.F.P.  Ibn al-H .a-djdj  , en EI 2 , III, 803, y «An Andalusian poet of the Fourteenthcentury: Ibn al-Hajj»,  BSOAS  , 24 (1961), 57-64; PRÉMARE, A-L. de,  Maghreb et Andalo-usie au XIV  e  siècle. Les notes de voyage d’un andalou au Maroc (1344-1345) , Lyon, PressesUniversitaires, 1981; MORAL, C. del «Tawriyas en el Reino Nazarí»,  MEAH  , 34-35(1985-1986), 37-45. VELÁZQUEZ BASANTA, F.N. «Ibra-hi-m ibn al-H.a-yˆyˆ al-Numayri-: poeta yviajero granadino contemporáneo de Ibn al-Jat.i- b»,  Draco , 2(1990), 293-314. 3. V.  supra , nota 2.4. Este tad .mi-n  fue incluido y traducido en mi artículo «Tawriyas en el Reino Nazarí»,anteriormente citado (v.  supra , nota 2) en un apartado final dedicado a esta figuraretórica, p. 47.5. Cf.  Ih.a- t . a , ed. de c Abd All a -h c In a -n, I, p. 344; trad. por F. Velázquez Basanta, op. cit. , p.299.6. Editada por M. b. Šaqru-n, Rabat, 1984.7. V.  supra , nota 2.  U  N  C ONJURO  M ÁGICO -R  ELIGIOSO  C ONTRA   EL  M AL   DE  O JO 505 En cuanto a los fragmentos en prosa recogidos por al-Maqqari-, llama la aten-ción, por lo curioso del tema, un párrafo sin conexión aparente con el resto deltexto que le precede o le sigue y que parece ser una especie de conjuro o exorcis-mo contra el mal de ojo recogido por al-Numayri- en su  Rih.la , seguramente enalguno de sus viajes, y que debió de llamar también la atención de al-Maqqari- para incluirlo en este breve apartado. No es frecuente encontrar este tipo de fórmulas mágicas y alusiones a creen-cias supersticiosas en los intelectuales del Reino Nazarí 8 . Ni en sus biografías nien los datos que aparecen sobre ellos en los repertorios biográficos aparecen no-ticias referentes a que creyeran o practicaran ritos mágicos, ni que escribieranobras sobre estas ciencias. Si creían en la magia o la practicaban, no debía ser unamateria muy bien considerada en el ambiente cortesano ya que sus biógrafos nolo mencionan en las largas y detalladas biografías. Precisamente en la biografía de Ibn al-Jat.i- b sobre al-Numayri- en la  Ih.a-t .a , apa-rece una alusión, en sentido negativo, a que este personaje practicara ningún tipo demagia, lo cual nos indica la poca estima en que se tenían estas prácticas entre lasclases elevadas de la Corte nazarí. Dice ibn al-Jat.i- b a propósito de Ibn al-H.a-yˆyˆ: En la época de su juventud, era irreprochable. Bien parecido, no se dejaballevar por los apetitos del juego ni por las prácticas mágicas... 9 . Por tanto, este párrafo sobre cómo ahuyentar el mal (de ojo) procedente deun enemigo, enlaza mejor con una tradición popular anterior al Islam, que va atener una evolución continua a lo largo de los siglos, como lo demuestra lasdiversas clasificaciones sobre las ciencias ocultas que hacen autores de prestigiocomo H.a-yˆi- Jali-fa, Ibn al-Nadi-m o el mismo Ibn Jaldu-n 10 . Esta tradición tendríasu continuación entre los moriscos de una manera mucho más floreciente que enel ambiente de la Granada nazarí. De todas formas, esta alusión a una prácticade lo que se denomina c ilm al- c aza-‘im  (la ciencia de las formulas de conjura-ción), puede constituir un precedente que enlaza con lo que luego va a ser laabundante literatura morisca relacionada con la magia 11 . 8. Ibn al-Jat.i- b compone su  Kita-b al-Sih.r wa-l-Ši c r   (Libro de la Magia y de la Poesía)utilizando el sentido metafórico de la magia, es decir, el aspecto de la palabra quealude a aquello cuya aprehensión es fina y sutil, es decir «la magia» de la palabra,como  El Corán . Cf. FAHD, T. Sih.r  , en EI 2 , VIII, 590-593.9. Cf. PRÉMARE, A.L. de,  Maghreb et Andalusie au XIVe siècle , op. cit. supra,  nota 2, p. 27. 10. Cf. Sih.r  , op. cit.supra , 590.11. Véase la bibliografía sobre el tema que incluye Ana Labarta en la Introducción al  Libro dedichos maravillosos. (Misceláneo morisco de magia y adivinación) . Introducción, inter- pretación, glosario e índices por Ana Labarta. Madrid, CSIC-ICMA, 1993, pp. 0.47-0.50.  C ELIA   DEL  M ORAL 506 Dado esta escasez de datos sobre estas prácticas en la Granada nazarí, es muy posible que, como el texto procede de la  Rih.la  de al-Numayr  i- , fuese recogido por este autor en alguno de sus viajes, bien por el Magreb donde permaneció muchosaños, bien en Oriente.El citado párrafo dice así: Dijo el mencionado Ibn al-H.a-yˆyˆ en la citada  Rih.la : Cuando un hombre se encuentre con un enemigo suyo y le tenga miedo, querecite las siguientes letras:  Ka- f, Ha-’, Ya-’, c  Ayn, S .a-d - H .a-’, Mi-m c  Ayn, Si-n, Qa- f  ,y que cierre con cada letra un dedo, empezando por el dedo pulgar de la manoizquierda. Cuando se acerque su enemigo, que recite para sí mismo la Su-ra del  Elefante  y cuando llegue a la palabra Tarmi-hin , que las repita y vaya abriendoen dirección a su enemigo cada uno de los dedos cerrados, y que repita estodiez veces hasta abrir todos sus dedos; si hace eso, estará a salvo de su mal, (SiDios quiere!, y esto es cosa probada. Estas letras usadas aquí como fórmula mágico-religiosa para llevar a cabo elconjuro contra el mal no son simples letras elegidas al azar sino que pertenecenal conjunto de letras llamadas al-h.uru- f al-muqat .t .a c a-t   (letras aisladas) y también  fawa-ih.  y en Occidente «letras misteriosas», que se encuentran en el Corán  alcomienzo de 29 suras 12 . Las letras misteriosas son en total 14:  Alif, La-m, Mi-m, S .a-d, Ra-’, Ka- f, Ha-’, Ya-’, c  A- yn, T .a-’, Si-n, H .a-’, Qa- f y Nu-n . Durante los catorce siglos que van desde el naci-miento del Islam hasta el momento actual la presencia de estas letras han intrigadotanto a los sabios musulmanes como a los estudiosos occidentales del Corán  y sehan hecho todo tipo de especulaciones e hipótesis para tratar de explicar su signifi-cado. Las letras misteriosas suelen presentarse en combinaciones de dos o más le-tras al comienzo de las suras. Algunas de las teorías más antiguas seguidas por losestudiosos del Corán desde la Edad Media y aún hoy dada por válida en algunosmedios religiosos es que se trata de abreviaturas de los nombres y atributos deDios 13 . Otras teorías llegaron a la conclusión de que se trata de signos místicos 12. Sobre estas letras y sus distintas interpretaciones véase  Muk .at .t .a c a-t  , en  EI  2 , VII, p. 509(Artc. de Réd.) que remite a su vez al artículo  Al-K .ur’a-n , de WELCH, A.T.; PARET,R. y PEARSON, J.D. en  EI  2 , V, 401-435.13. Esta teoría es seguida actualmente por sectores religiosos musulmanes como la Comu-nidad Internacional Ahmadia del Islam (Cf.  El Sagrado Corán. Con texto en árabe ytraducción al español  . Islam International Publications LTD, 1988, p. 13), y ha sidoretomada de nuevo por autores occidentales contemporáneos como BELLAMY, J.A.«The mysterious letters of the Koran: old abbreviations of the basmalah». JAOS,43(1973), 273-285 .  U  N  C ONJURO  M ÁGICO -R  ELIGIOSO  C ONTRA   EL  M AL   DE  O JO 507 fundados sobre el valor numérico de las letras árabes. Autores contemporáneoshan desarrollado nuevas teorías según las cuales las letras misteriosas representanel número de versículos contenidos en la versión inicial del Corán . Como ya hemos dicho anteriormente, las letras misteriosas son 14 y se en-cuentran en 29 suras. Suelen encontrarse en grupos que van desde dos a cincoletras, salvo en tres ocasiones que aparecen aisladas. Estas son:  s.a-d   (Sura 38), Qa- f   (Sura 50) y  Nu-n  (Sura 68). Las combinaciones que forman y las suras en que se encuentran son: ’lm (Suras 2, 3, 29, 30, 31 y 32), ’lms.  (Sura 7), ’lr   (Suras 10, 11, 12, 14 y 15), ’lmr  (Sura 13),  Khy c  s.  (Sura 19), t .h  (Sura 20), t . sm  (Suras 26 y 28), t . s  (Sura 27),  ys  (Sura36), h.m  (Suras 40, 41, 43, 44, 45 y 46) y h.m c  sq  (Sura 42).Tras un sinfín de teorías y especulaciones (algunas de las cuales ya hemosvisto anteriormente) sobre el srcen y el significado de las letras misteriosas, lamayoría de los investigadores occidentales están de acuerdo en considerar estasletras como parte integrante de la Revelación. Se llega a la conclusión de que lasletras y las fórmulas introductorias son una parte de las revisiones hechas al prin-cipio del período de Medina, ya que no figuran más que en los últimos tiemposdel período de la Meca y en los primeros de Medina, por tanto no es inverosímilque las suras provistas de letras al principio hayan sido preparadas por Muhammad para incluirlas en el libro escrito. En todo caso, las letras son importantes paracomprender la historia del texto y su cronología 14 .En estas letras es donde reside especialmente la virtud mágica para los conju-ros y talismanes. El conocimiento del valor secreto de las letras del alfabeto ára- be, y en particular sobre estas 14 letras llamadas también «letras de luz» (frente alas otras 14 que son llamadas «letras de tinieblas»), ha dado lugar al desarrollo deuna ciencia que es la c ilm al-si-mia-  o ciencia de las letras y las palabras, sobre lacual reposa la doctrina de los talismanes 15 .Así pues, de estos grupos de letras que aparecen en las 29 suras señaladas,encontramos que las letras empleadas en el conjuro mágico-religioso recogido por al-Numayri- en su  Rih.la  corresponden a los dos grupos de letras más largosque aparecen en la sura 19 (  María ):  Khy c  s. , y en la sura 42 (  La Consulta ): h.m c  sq . Estos dos grupos de letras que aparecen al comienzo de estas dos suras parecenser los más frecuentes empleados en la confección de cuadrados mágicos y talis-manes, toda una ciencia consagrada a este arte que arranca desde antiguo y llegahasta nuestros días, habiendo tenido gran importancia en la literatura morisca 16 . 14. Cf.  K .ur’a-n , op. cit.  p. 416 . 15. Cf. DOUTTÉ, M.  Magie et religion dans l’Afrique du Nord  . Argel, 1908 (reimp. Paris,1984).16. Cf.  Libro de dichos maravillosos , op. cit. supra , nota 8, pp. 0.36-0.37.
Advertisement
Related Documents
View more
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks