Reviews

20 views

Un altar rupestre en el Prado de Lácara (Mérida). Apuntes para la creación de un Parque Arqueológico

Un altar rupestre en el Prado de Lácara (Mérida). Apuntes para la creación de un Parque Arqueológico
of 21
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Tags
Transcript
  EXTREMADURAARQUEOLÓGICA VIII El Megalitismo en Extremadura(Homenaje a Elías Diéguez Luengo) Mérida 2000, pp: 423-442 UN ALTAR RUPESTRE EN EL PRADO DE LÁCARA (MÉRIDA).APUNTES PARA LA CREACIÓN DE UN PARQUE ARQUEOLÓGIC01 Extremadura cuenta entre sus manifestacionesmegalíticas con uno de los dólmenes más monumentales de la Península Ibérica, probablemente elde mayor tamaño del territorio español: el dolmendel Prado de Lácara, a 7 km de la actual capital,Mérida.El dolmen de Lácara constituye un típico sepulcro de cámara circular y largo corredor ortostáticocubierto por un elevado túmulo y rodeado de un anillo peristalítico (Fig. 1). La cámara se construyemediante siete grandes ortostatos graníticos quedejan un espacio para el acceso, que se orienta haciael Este (Fig. 2). Esta conformación circular de 7ortostatos es también característica del megalitismoextremeño. Las dimensiones de la cámara son de 5m de diámetro y la altura máxima conservada,impuesta por uno de sus ortostatos, que se conservaíntegro, supera esta misma dimensión. El corredormide 15 m de longitud y se articula en tres zonasmediante una especie de jambas que conformanunos estrechamientos que actúan como verdaderaspuertas (Fig. 3). Estas jambas, están talladas sobrebloques monolíticos de granito en cuya parte superior se han trabajado unos resaltes que los asemejana estelas (Fig. 4). El primer tramo del corredor,comenzando por el exterior, es el más amplio.Seguramente estaría descubierto, actuando comovestíbulo. Está ocluido por un gran ortostato horizontal (Fig. 5). Los otros dos tramos o antecámarasaún conservan parcialmente las losas de cubrición, Martín ALMAGRO-GORBEA * Javier JIMÉNEZ Á VILA ** * Universidad Complutense ** Junta de Extremadura en algún caso de manera muy precaria por haberseaprovechado estas piedras para extracción de material. Así lo confirman las huellas de las cuñas que seusaron para fraccionarlas que aún hoy son visiblesen varios de los ortostatos.Precisamente su monumentalidad hace que eldolmen de Lácara no haya pasado desapercibido aestudiosos y eruditos de todas las épocas. Ya en elsiglo XIX V. Barrantes se refirió a él (1875) y J.R.Mélida (1925) lo incluyó en su CatálogoMonumental de España como una de las entoncesaún raras manifestaciones de monumentos anterromanos.En los años cincuenta el dolmen de Lácara fueexcavado sistemáticamente por M. Almagro Basch(1959). Aunque el monumento se hallaba violadode antiguo y muy afectado por su utilización comocantera, Almagro pudo proceder a una documentación detallada de la constitución arquitectónica deldolmen y a recoger importantes restos del ajuarmueble del mismo.El entorno del dolmen de Lácara se sitúa en elvalle del riachuelo de este nombre que confluye enel río Aljucén, a su vez afluente del Guadiana, yconstituye uno de los paisajes arqueológicos demayor interés de toda Extremadura, ubicado, además, en una dehesa de encinas perfectamente conservada. En dicho lugar, junto al dolmen más conocido que ha dado fama al topónimo, existe un grantúmulo que, con toda probabilidad, contiene en suinterior otro gran monumento megalítico (Fig. 6), yes posible que exista una tercera sepultura. 423  MA RTÍ N AL MAGR O-GOR BEA-J AV IER JIM ÉNEZÁ VTLA Fig. J.- Túmuloyanillo peristalíticodel dolmen de Lácara(Foto V. Novillo). A estasimportantes novedadessedebe añadir una"peña sacra"de las quegeneralmente seconsi derancomo "altares" o"santuariosrupestres",cuyo particular interés nos mueveadarlaaquía conocer. Desde hace años hemossentidola necesidad deemprender el estudio deestos curiososmonumentos,cuyadificultad ha hecho que normalmente hayasido relegadopor losespecialistas, apesar de su indudable interés.En estecaso, debemos la noticia de este"altarrupestre" de Lácara,conocidodesdesiempreen la zona, ala amabilidad de D.Joaquín Lomba,vecino deMérida,por comunicación personal del 1 de Octubre de 1995;consteporellonuestro agradeci miento.Perotambién queremosaprovecharesta ocasiónpara hacer justa memoria del admiradoarqueólogoextremeño D. ElíasDiéguez, a quientuvimos ocasión deconocer ytratar hace muchosaños,y cuya laborsiempre admiramos y apreciamos. Sirva esta breve nota de modesto homenajenuestro a su memoria. 424 1. EL "ALTAR RUPESTRE"DE LÁCARA1.1. Descripción El "altarrupestre" deLácara esun granpeñón graníticoque queda destacadoen el centro dela hondonada que formael valledel ríoLácara, que corre a su pie haciael Este endirección al ríoAljucén, rodeándolopor el lado Sur. El peñónquedasituadoa unos 100 m al Este endirección110°NMdel famoso dolmen deLácara y aunos60 m del dolmen menor,inédito,situadohacia el Sureste (Fig.7).Estepeñón, deforma aproximadamentehemiesférica, ofrece,comodetalle más característico yque permite identificar su funcionalidad ritual, 16 pequeños entallesexcavadosen su paredamodode"escalones"(Fig. 8). En efecto,el elemento mássignificativode este monumentoes su característicosistemade acceso a la cumbre de la peña, quealcan zalos 7 m de altura. Dichoaccesose realiza por su  UN ALT ARRUP ES TRE EN EL PR ADODELÁCARA(MÉRTDA) cara norte, comosuele serhabitual en los paraleloscontrastados.Así, enelfrenteseptentrionalde la roca aparecensuperpuestosa lo largo de la mismaunaseriede 16 entalladuras u oquedades a modo de"escalones"que permiten trepar por la pared casiverticalhasta alcanzar unagarraderonaturalsituado en su partealta,desde dondesepasa,yasindificul tad,a otra seriede entallessuperiores,desde los que se alcanzala plataformaelevadade la roca.Esta segunda seriedeescalones es yamenosempinada y está formadapor otros 5o 6entalles ubicados al lado izquierdo del agarradero.Pero elhecho más interesanteesque lasubida porlaserie principalde"escalones"sedebe realizar empezando con un piedeterminado, pues encasode no acertar ausarel adecuado,nosepuedealcan zarlacumbre,dada ladificultadde poner el piecorrecto en cada escalón o entallehasta alcanzar el citado agarradero sin resbalarse.La cúspidede laroca ofrece en suparte occi dental una cubeta que mide80 cm de Norte aSurx Fi g. 2.- Vi stade lacámaradeldolmen de Lá cara (Foto V. Novillo). 60 cmdeEstea Oeste y 15 cm de profundidad.Lacubeta estáorientada a 180 0 NM ydeellasale un canalillode 80 cm de longitud que va adesaguarporellado Oeste de la peña(Fig.9). A 180 cm de la pileta hay un umbo osalientequeresalta elcentro de la roca, de unos 50cmde diámetro por 45 cmdealtura,dandoala peña una marcadaformaonfálica. Desdeesteumbo central,la peña mide3m haciaelEste, 5 m hacia el Oeste, 3 m hacia el Sury6 m haciael Norte, siendo su alturaaproximadade unos 7 m, como sehaseñalado. Este"altar rupestre" de Lácara ofrece unaapa renteubicación topoastronómica, que requeriría unestudiomás detallado.Ademásdesu situación en el centrode un campo de dólmenes, hecho que nopareceser casual, elNorte de la peñacoincide con unacumbredestacada queformaparte de la Sierra deMontánchez,mientrasque el Surlo marca un montecercano,lo mismo queelOeste, y el Estecoincide conotro monte que destacaenel horizon teentredos elevaciones más próximas. 425  MARTÍN ALMAGRo-GaRB EA-J AV IER JI MÉNEZ ÁV I LA Fig. 3.- Corredor del dolmen deLáca ra (Foto V. Novillo ). 1.2. Paralelos La existencia de cazoletas naturales con canalesde desagüe más o menos naturales es algo muyhabitual en los canchales graníticos, por lo que su posible uso ritual resulta indemostrable. De ahí elparticular interés que ofrece este curioso monumento de Lácara, basado en dos hechos que permitendiferenciarlo de sus paralelos naturales.Uno es su peculiar ubicación en un campo megalítico, en elque, al parecer de modo no casual,sehallasituado. De estasituación sededucen algunas reflexiones yprecisiones de interés,ya que permiten contribuir asuperar la dificultad habitual para interpretar estosmonumentos y atribuirlos a un contexto cronológico y cultural determinado. El otro hecho essu sistema de acceso, que obliga arelacionarlocon unaseriede monumentos similares que en esta ocasiónqueremos dar a conocer, y que apuntan al uso ritualde este tipo de manifestaciones.En primer lugar, debevaloraseque el"altar 426 rupestre" de Lácarasehalla ubicado en un campomegalítico,ocupando el centro aproximado delmismo junto al arroyo que constituye su eje.Estehecho no parecesercasual y podría relacionarsecon tradiciones como la conservada en Tara (Macalistar1931; Harbison 1988: 187s.),la capital míticayonfálica de la antigua Irlanda céltica,entre cuyas construcciones se incluía un dolmen neolíticoconservado dentro del recintoyque formaba partede los mitos locales,el Dumha na Ngiall (Harbison1992: 270). Un fenómeno quizás semejante,relacionado con cultos o creencias a antepasados míticos enterrados en el lugar,cabría dar a esta ubicación tan determinada,seguramenteubicada en un"paisaje sacro" como talidentificadodesde siempreen los contornos.Por otra parte,el"altar rupestre"de Lácarase debe relacionar, por su característico sistema deacceso a la cima por medio de oquedades excavadasen lasuperficiede la pared, conalgunosotros monumentossimilares,en su mayor parte inéditos.
Advertisement
Related Documents
View more
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks